Proyecto para crear un geoparque en Hidalgo

Para conservar y potenciar la abundancia geológica natural de la Comarca Minera de Hidalgo, una zona con ricos yacimientos de plata, oro y plomo, la UNAM y ese esta-do diseñan la creación de un geoparque, el primero centrado en el patrimonio geológico-minero en el país.

Se trata de una iniciativa que busca promover el geoturismo, la investigación y la divulgación de las geociencias, articu-lado en torno a un territorio que atesora ese patrimonio. La propuesta involucra a autoridades, académicos y comunidades locales en el desarrollo sostenible de un sitio con riqueza natural, cultural, social y económica, planteó Carles Canet Miquel, investigador y secretario académico del Instituto de Geofísica (IGf).

Museo vivo

En el lugar, las minas de metales preciosos y los yacimientos de cantera, mármol y ob-sidiana cohabitan con bosques de oyamel, pino y encino, en una zona montañosa de origen volcánico con cumbres, peñascos y coladas de prismas basálticos.
La idea es hacer un museo vivo en la zona, conocida como Comarca Minera (que abarca los municipios de Pachuca de Soto, Mineral de la Reforma, Mineral del Chico, Mineral del Monte, Omitlán de Juá-rez, Epazoyucan, Singuilucan, Atotonilco el Grande y Huasca de Ocampo), donde los visitantes adquieran información cien-tífica sobre la formación de yacimientos minerales, montañas y bosques.
“Los geoparques deben estar constitui-dos por paisajes que puedan mantenerse desde el punto de vista natural y cultural al integrar tres componentes: la conservación, el desarrollo local y la educación”, dijo Canet Miquel, adscrito al Departamen- to de Recursos Naturales del Instituto de Geofísica.
El proyecto, denominado Comarca Minera de Hidalgo, se presentará en octu-bre ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como candidato para ser incluido en la Red Mundial de Geopar-ques. El objetivo es obtener proyección y reconocimiento internacionales, así como convertirse en el primer geoparque Unesco de México.
Además de preservar y difundir las riquezas geológicas naturales del sitio, se pretende estimular el avance econó-mico sustentable mediante el empleo de los habitantes locales y potenciar la educación formal entre niños y jóvenes, al incluir en sus libros de texto datos sobre la formación del lugar, para que aprendan a valorar la riqueza que tienen en su región.
“Actualmente se transmite de manera oral información informal de la minería, tradiciones e historia, pero trabajamos para aportar datos científicos a los visitan-tes”, destacó Canet.
El geoparque impulsará una visión integral de la naturaleza, que incluirá el acervo cultural de la región, su geodiversidad y su biodiversidad por medio del turismo. Además, los especialistas del Instituto de Geofísica y sus estudiantes de posgrado realizarán investigaciones sobre los recursos naturales y mineros.
También, se rescatará y actualizará la cartografía de antiguas zonas mineras, me-diante trabajo de campo y de acuerdo con los formatos y lineamientos de la Unesco.
La zona de estudio de este proyecto es principalmente la región del distrito minero Pachuca-Real del Monte, por ser la de mayor desarrollo urbano y habi-tacional. Participan en este trabajo, por parte de la UNAM, científicos del IGf y del Instituto de Geología; además, del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra y Materiales de la Universidad Autóno-ma del Estado de Hidalgo, la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), España, y el comité científico del Geoparc de la Catalunya Central.

Asesoría

En la creación del geoparque se contará con la asesoría del experto español José María Mata Perelló,  magister Honoris Causa de la UPC y presidente del comité científico del Geoparc, uno de los pro-yectos de geoturismo más exitosos del mundo, respetuoso de la normatividad de la Unesco.
Dentro de ese espacio catalán, que integra la naturaleza con la cultura, se ubica el Museo de Geología Valentí Ma-sachs de la UPC

El propósito es difundir el patrimonio geológico-minero